Valle de Ordiso

Esta ruta, es una ruta sencilla y accesible para todas las edades.

Ideal para disfrutar de la montaña en familia, en cualquier época del año.

Para comenzar la ruta, partimos desde San Nicolás de Bujaruelo, cruzando el puente románico, y cogiendo el camino que sale a la izquierda (GR-11)

Este camino discurre por unas praderas junto al cauce del río Ara, uno de los ríos más salvajes del Pirineo.

Tras caminar unos 30 minutos nos encontramos con una pista forestal, por la cual ascenderemos a mano derecha, adentrándonos en una subida, rodeados de hayas y abetos.

Al final de esta subida, el camino esta escavado en la roca, desde aquí, tenemos unas espectaculares vistas hacia el Valle de Otal y Bujaruelo.

Continuaremos siempre sobre las vibrantes aguas del río Ara que resuenan en las grandes paredes rocosas que nos rodean

Más adelante, encontramos una roca en el suelo, con inscripción de “Puente Colgante”. Nos desviremos unos metros de nuestra ruta para admirar este puente tan curioso colgado en la garganta del rio Ara.

Este puente, no lleva a ningún sendero turístico por lo que no es aconsejable continuar por el camino que empieza tras cruzarlo, ya que lo emplean solo los cazadores y ganaderos de la zona, y es muy fácil desorientarse en ese bosque, por lo que volveremos sobre nuestros pasos, pera continuar camino hacia Ordiso.

Unos metros después, a mano derecha cae una impresionante cascada llamada el Salto del Pich.

Continuando por a pista, llegaremos hasta el Refugio de Ordiso, donde termina la pista forestal, una vez aquí, si miramos hacia el norte, veremos el espectacular macizo del Vignemale.

Tomaremos el camino que baja junto al cauce del río, para cruzar por una pequeña pasarela desde la que comienza el último tramo del camino.

Tras subir en zigzag por una pequeña senda, llegamos al Valle de Ordiso, donde en el final de este pequeño valle, podemos encontrar una pequeña cabaña de pastores derruida, junto a una cascada, que en los meses de primavera esta espectacular.

Una vez que llegamos hasta aquí, podemos descansar un poco y reponer fuerzas para la vuelta a casa.

Retomaremos nuestro camino de vuelta, exactamente por el mismo sitio que hemos venido, hasta regresar de nuevo a San Nicolás de Bujaruelo.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

Itinerario de media montaña.

Recuerda planificar la actividad previa y adecuadamente, equipa tu mochila (mapa, teléfono móvil, ropa de abrigo…) y actúa con prudencia.

El acceso hasta el refugio de Ordiso no presenta dificultades ni de orientación ni desplazamiento, discurriendo en su mayor parte por pistas marcadas.

Desde aquí a la cabaña de pastores el camino se transforma en senda y es más empinado.

Cola de Caballo

Hasta esta cascada se puede llegar por diferentes caminos, todos ellos partiendo de la Pradera de Ordesa. Os vamos a explicar el más común, que es ir por la parte baja el Valle, este recorrido es apto para todas las edades, y durante prácticamente todo el año, ya que en invierno, es muy recomendable hacerlo con raquetas, eso sí, siempre pendientes de la alerta de aludes.

El recorrido comienza en el extremo Oeste del Parking de la Pradera de Ordesa. Para acceder hasta la pradera, en época estival y algunos puentes, es necesario coger un autobús desde Torla, que tiene salida cada 15 min. Durante el resto del año, es posible acceder en vehículo particular.

Una vez en la pradera, el sendero comienza junto a la caseta de los guardias (perfectamente señalizado)

Durante los primeros metros, caminaremos junto a la margen derecha del Río Arazas, rodeados de bosques de abetos, abedules y hayas.

Aproximadamente a unos 800 m. de nuestro comienzo nos encontraremos con un cruce de caminos, presidido por una pequeña figura de una virgen del pilar. Debemos de tomar el camino de la derecha, es decir, el principal, el otro nos llevaría hacia el circo de Cotatuero.

Más adelante, nos encontramos con un puente que dejaremos a mano derecha para continuar nuestro camino.

La primera parada la realizaremos aproximadamente 40 min. después de salir de la pradera, al llegar al mirador de la cascada de Arripas.

Desde este impresionante mirador, se aprecia uno de los numerosos saltos de agua que el Río Arazas tiene a lo largo de todo el Valle de Ordesa.

Continuaremos subiendo por el camino, que sigue en zigzag, y ascendiendo poco a poco por el interior del bosque.

Más adelante, nos indicaran los carteles para desviarnos a la izquierda, para ver las cascadas de la Cueva y la del Estrecho, unas de las más bonitas de Ordesa.

Merece la pena desviarse el camino para contemplar estos saltos de agua que discurren en la parte más angosta del cañón de Ordesa, y que tienen diferentes miradores para realizar fotografías de los saltos de agua.

Después de este pequeño parón los carteles no llevan de nuevo al camino principal, para adentrarnos ya de lleno en el Bosque de las Hayas.

Este bosque es muy singular ya que en esta zona del camino, los únicos arboles que encontramos son hayas. Con su tronco característico de color grisáceo, las podemos encontrar de diferentes tamaños, desde los brotes mas jóvenes hasta arboles que superan los 100 años.

En primavera, las hojas son de un verde muy llamativo, y el otoño, son un sinfín de colores, rojos, amarillos, ocres… por ello esta es una excursión para realizarlo en cualquier época del año.

El camino, dentro de este bosque sigue ascendiendo suave y sinuosamente.

Tras salir del bosque, llegamos a la Ribereta de Soaso, donde la vegetación arbórea va desapareciendo, quedando como únicos testigos los pinos negros, el árbol que crece a mas altura en los Pirineos.

Continuando por el camino, llegamos a un tramo del río que también es muy espectacular y llamativo, las Gradas de Soaso. El agua con el paso de los años va erosionando las rocas, y aquí, lo ha hecho en forma de escalera, lo que da resultado a estas maravillosas cascadas.

Continuando por el camino empedrado, llegaremos al último tramo de nuestra excursión, el Circo de Soaso, presidido por las Tres Sórores.

Es el momento de relajarnos y contemplar El Monte Perdido, el Cilindro y El Soum de Ramón, Los 3 picos por excelencia del Parque Nacional.

De sus nieves perpetuas, surgen los ríos Cinca (Valle de Pineta) y Arazas (Valle de Ordesa)

Bajo el Monte Perdido se encuentra el Refugio de Góriz a 2.200 m. de altitud, es el punto ideal de partida para la ascensión de los tresmiles de la zona.

Continuamos nuestro camino a través de las praderas de Soaso, junto al Rio Arazas, para alcanczar el final de este Valle, donde se encuentra la cascada de la Cola de Caballo, el final de nuestro camino.

Aquí, tras unas 3 horas de recorrido, descansaremos y repondremos fuerzas para nuestra vuelta, por el mismo camino que vinimos.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

Itinerario de media montaña, muy frecuentada.

Recuerda planificar la actividad previa y adecuadamente, equipa tu mochila (mapa, teléfono móvil, ropa de abrigo…) y actúa con prudencia.

Atención si va a realizarse con niños, la distancia total a recorrer es importante (16,5 km), se debe superar desnivel entre la Cascada de Arripas y la Cueva Frachinal.

La parte final (desde Gradas de Soaso) puede hacerse larga, sobre todo en días calurosos por la falta de vegetación arbórea.

Valle de Otal

Esta ruta, es una ruta sencilla y accesible para todas las edades. Ideal para disfrutar de la montaña en familia, en cualquier época del año.

Para comenzar la ruta, partimos desde San Nicolás de Bujaruelo, cruzando el puente románico, y cogiendo el camino que sale a la izquierda (GR-11)

Este camino discurre por unas praderas junto al cauce del río Ara, uno de los ríos más salvajes del Pirineo.

Tras caminar unos 30 minutos nos encontramos con una pista forestal, que nos lleva hasta el puente de Oncins, para cruzar de nuevo el río, y llegar a un cruce de caminos.

Aquí, junto a una fuente, continuamos por la pista que indica “Valle de Otal”

La pista asciende por la ladera en zigzag, durante unos 40 minutos, desde la pista tenemos unas vistas impresionantes, hacia el Norte, divisamos el Macizo del Vignemale, hacia el noroeste, el Puerto de Bujaruelo, y hacia el este el Mondarruego.

Al llegar a la entrada del valle de Otal, en el Coté, hay una barrera metálica que debemos dejar cerrada siempre que pasemos por allí, para que el ganado que hay no se escape.

Si encuentras ganado durante tu excursión, no lo molestes, especialmente si vais con vuestras mascotas.

Desde aquí tenemos una de las panorámicas más espectaculares del Valle de Otal, que merece la pena detenerse a contemplar durante un rato.

Para finalizar la ruta, recomendamos llegar hasta el fondo del valle, donde hay una pequeña caseta de pastores.

La vuelta, la realizaremos deshaciendo el camino, hasta llegar a la fuente junto al cruce de caminos, donde en vez de cruzar el puente de Oncins, seguiremos por la pista en dirección a San Nicolás de Bujaruelo.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

Itinerario de media montaña, adecuado para realizar en media jornada o en familia. Recuerda planificar la actividad previa y adecuadamente, equipa tu mochila (mapa, teléfono móvil, ropa de abrigo…) y actúa con prudencia.

No presenta dificultades de orientación ni riesgos en el desplazamiento, discurriendo por pistas o senderos muy evidentes, aunque no balizados.

Ibón de Bernatuara

El Ibón se encuentra enclavado justo en la frontera entre Francia y España, siendo un lugar
de encuentro para los habitantes de esta zona del Pirineo, tanto a un lado como al otro de la frontera. Este paso a Francia, ha sido, desde hace mas de 500 años, la ruta que sigue el ganado del valle de Broto, que pasa a pastar a los verdes prados del país vecino.
Este tratado se remonta aproximadamente hacia el Año 1390, y a pesar de ello, hasta la
fecha de hoy se sigue cumpliendo entre los vales de Broto(España) y Bareges (Francia) y
como cada año, a partir del 20 de Julio, miles de cabezas de ganado bovino cruzan el puerto para pasar todo el verano en Francia.

La ruta comienza desde el Puente Románico de San Nicolás de Bujaruelo, a 1.338m. de
altitud.

Cruzando este puente, tomamos el sendero que sale hacia arriba, en dirección al Puerto de
Bujaruelo, adentrándonos en una zona de bojes, por debajo de las vías de escalada. Este
camino se adentra en un pequeño bosque de abetos, tejos, etc…
Después de unos 40 minutos de zigzag por este camino, ya saliendo del bosque nos
encontramos con una torre de Alta tensión, que nos sirve de referencia para desviar nuestra ruta hacia la izquierda, siguiendo el sendero que se dirige hacia el barranco de Sandaruelo.
Tras cruzar este barranco, el camino se adentra de nuevo en un pequeño bosque, que nos
dará paso a la Plana de Sandaruelo, una zona de verdes praderas en la que hay una
pequeña caseta de pastores.
Dejando esta edificación a la derecha de nuestro camino, continuamos ascendiendo, por la
margen derecha del barranco de Bernatuara.
Unos metros más arriba, el camino llanea un poco, en la llamada Mallata de Bernatuara,
antes de empezar el último y más duro de los repechos.
Esta última zona del camino, no se encuentra en muy buen estado, debido a la inclinación del terreno, y el paso del ganado.
Al acabar esta subida, rodearemos por la izquierda un pequeño tozal de roca, para llegar a
la faja que cruza hasta el Ibón.

El lago, se encuentra escondido entre los picos de Bernatuara (2.515m) y Gabiet
(2.712m)
Una vez que avistamos el Ibón, bajamos hasta llegar a sus calmadas aguas, para rodearlas
por la izquierda y coger el camino que nos lleva hasta el Puerto de Bernatuara (2.338m)
desde donde tenemos unas vistas espectaculares tanto hacia la vertiente francesa como a
la española.

Después de un merecido descanso junto al Ibón, iniciaremos el descenso por el mismo
camino que hemos venido, para llegar de nuevo a San Nicolás de Bujaruelo.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD
Itinerario de alta montaña, que discurre atravesando pastizales herbáceos. No balizado, se
deben seguir mojones y la traza del sendero, bastante evidente.
Atención al desnivel a superar (1.055 m) en menos de 5 km, puede requerir de un gran
esfuerzo físico.
Se recomienda vigilar los horarios y no dudar en volver si las fuerzas no acompañan.
Prever alimento y bebida suficiente (sobre todo en días calurosos dado que no existe
cobertura arbórea ni fuentes de agua a lo largo del camino), así como ropa de abrigo y
lluvia.
Recuerda planificar la actividad previa y adecuadamente, equipa tu mochila (mapa, teléfono
móvil, ropa de abrigo…) y actúa con prudencia.
Es posible encontrar nieve hasta principios de verano.