Cola de Caballo

Hasta esta cascada se puede llegar por diferentes caminos, todos ellos partiendo de la Pradera de Ordesa. Os vamos a explicar el más común, que es ir por la parte baja el Valle, este recorrido es apto para todas las edades, y durante prácticamente todo el año, ya que en invierno, es muy recomendable hacerlo con raquetas, eso sí, siempre pendientes de la alerta de aludes.

El recorrido comienza en el extremo Oeste del Parking de la Pradera de Ordesa. Para acceder hasta la pradera, en época estival y algunos puentes, es necesario coger un autobús desde Torla, que tiene salida cada 15 min. Durante el resto del año, es posible acceder en vehículo particular.

Una vez en la pradera, el sendero comienza junto a la caseta de los guardias (perfectamente señalizado)

Durante los primeros metros, caminaremos junto a la margen derecha del Río Arazas, rodeados de bosques de abetos, abedules y hayas.

Aproximadamente a unos 800 m. de nuestro comienzo nos encontraremos con un cruce de caminos, presidido por una pequeña figura de una virgen del pilar. Debemos de tomar el camino de la derecha, es decir, el principal, el otro nos llevaría hacia el circo de Cotatuero.

Más adelante, nos encontramos con un puente que dejaremos a mano derecha para continuar nuestro camino.

La primera parada la realizaremos aproximadamente 40 min. después de salir de la pradera, al llegar al mirador de la cascada de Arripas.

Desde este impresionante mirador, se aprecia uno de los numerosos saltos de agua que el Río Arazas tiene a lo largo de todo el Valle de Ordesa.

Continuaremos subiendo por el camino, que sigue en zigzag, y ascendiendo poco a poco por el interior del bosque.

Más adelante, nos indicaran los carteles para desviarnos a la izquierda, para ver las cascadas de la Cueva y la del Estrecho, unas de las más bonitas de Ordesa.

Merece la pena desviarse el camino para contemplar estos saltos de agua que discurren en la parte más angosta del cañón de Ordesa, y que tienen diferentes miradores para realizar fotografías de los saltos de agua.

Después de este pequeño parón los carteles no llevan de nuevo al camino principal, para adentrarnos ya de lleno en el Bosque de las Hayas.

Este bosque es muy singular ya que en esta zona del camino, los únicos arboles que encontramos son hayas. Con su tronco característico de color grisáceo, las podemos encontrar de diferentes tamaños, desde los brotes mas jóvenes hasta arboles que superan los 100 años.

En primavera, las hojas son de un verde muy llamativo, y el otoño, son un sinfín de colores, rojos, amarillos, ocres… por ello esta es una excursión para realizarlo en cualquier época del año.

El camino, dentro de este bosque sigue ascendiendo suave y sinuosamente.

Tras salir del bosque, llegamos a la Ribereta de Soaso, donde la vegetación arbórea va desapareciendo, quedando como únicos testigos los pinos negros, el árbol que crece a mas altura en los Pirineos.

Continuando por el camino, llegamos a un tramo del río que también es muy espectacular y llamativo, las Gradas de Soaso. El agua con el paso de los años va erosionando las rocas, y aquí, lo ha hecho en forma de escalera, lo que da resultado a estas maravillosas cascadas.

Continuando por el camino empedrado, llegaremos al último tramo de nuestra excursión, el Circo de Soaso, presidido por las Tres Sórores.

Es el momento de relajarnos y contemplar El Monte Perdido, el Cilindro y El Soum de Ramón, Los 3 picos por excelencia del Parque Nacional.

De sus nieves perpetuas, surgen los ríos Cinca (Valle de Pineta) y Arazas (Valle de Ordesa)

Bajo el Monte Perdido se encuentra el Refugio de Góriz a 2.200 m. de altitud, es el punto ideal de partida para la ascensión de los tresmiles de la zona.

Continuamos nuestro camino a través de las praderas de Soaso, junto al Rio Arazas, para alcanczar el final de este Valle, donde se encuentra la cascada de la Cola de Caballo, el final de nuestro camino.

Aquí, tras unas 3 horas de recorrido, descansaremos y repondremos fuerzas para nuestra vuelta, por el mismo camino que vinimos.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

Itinerario de media montaña, muy frecuentada.

Recuerda planificar la actividad previa y adecuadamente, equipa tu mochila (mapa, teléfono móvil, ropa de abrigo…) y actúa con prudencia.

Atención si va a realizarse con niños, la distancia total a recorrer es importante (16,5 km), se debe superar desnivel entre la Cascada de Arripas y la Cueva Frachinal.

La parte final (desde Gradas de Soaso) puede hacerse larga, sobre todo en días calurosos por la falta de vegetación arbórea.